Citas.

"La vocacion del politico de carrera es hacer de cada solucion un problema. "
Woody Allen

"La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnostico falso y aplicar después los remedios equivocados."
Groucho Marx

"la política es demasiado importante como para dejarla en manos de los políticos profesionales"
Varios autores

miércoles, mayo 17, 2006

la vida en el hotel


A día de hoy, 17 de mayo, jornada en la que media Bcn contiene la respiración con ansiedad ante la copa de champiñones, transcurre mi séptima semana consecutiva en el mismo hotel, donde he dormido todos los días laborables (a excepción de algún viernes) y algún que otro festivo. El ser humano, dicen, es animal de costumbres. En mi caso, añado, además tengo fácil asimilación de nuevas costumbres, lo que significa, que al segundo día tengo incorporada la nueva rutina de levantarme, bajar a desayunar al lado de recepción mientras leo la Vanguardia y luego acudir al lugar de trabajo que me toque. Llegada a última hora de la tarde, un paseo, quizá un poco de gimnasio, más raramente unas cañas y vuelta a la habitación (sobre las 11) para leer un poco y dormir. Tengo un pequeño reproductor Mp3 que conecto a unos altavoces, tengo un teclado (el mismo que llevé a Cuevas de Viñayo, para los que lo vieron) e incluso un libro de ejercicios de inglés. Y así van pasando las semanas.

El hecho de estar en un hotel significa olvidarse de hacer la cama, de cambiar las sábanas, de hacer limpieza alguna (dentro de un orden), pero tampoco hay tanta diferencia con un colegio mayor (con habitación individual y con Tv). La gran diferencia es la convivencia y las ausencias. La convivencia con compañeros de trabajo que puede llegar a ser extensiva (de 8.30 a 23.00) y las ausencias: el teléfono es lo que te une a la familia los días laborables, sobre todo a mi mujer, claro. Afortunadamente, la mayoría de mis compañeros de exilio (curiosamente sólo uno de los 10 es de Madrid) son personas agradables y de trato relativamente fácil, lo que hace más llevadera la estancia. Dependiendo de los días, podemos hacer algo de turismo, aunque la mayoría de las veces en la variante gastronómica. (A petición popular podría retomar mi actividad de crítico amateur). He ido al cine algún día, alguna exposición, pero predominan los días de limitación hotel-trabajo-hotel-paseo-hotel y vuelta a empezar.

Si en el hotel fuesen un poco menos cutres y pusiesen ordenadores o conexión gratuitas también me entretendría con el blog, pero en fin, aprovecho los huecos en el trabajo (que no se entere nadie), aunque eso suponga bajar los post a uno por semana.

7 comentarios:

fanny dijo...

Tiene buena pinta la cama.
¿Y el desayuno qué tal?
Por su puesto que el pueblo, yo, le pide sus críticas gastronómicas, pero habrán de ser colgadas por la tarde (después de comer, porque si no me quedo sin teclado).

Abrazos.

don´t touch my balls dijo...

Dice Fdez que cuando no se gana hay que arriesgar: deja el hotel y coge patrona en las Ramblas. Seguro que tienes más cosas que contar y ,con suerte, unas purgaciones que curar.

fanny dijo...

El poder de la palabra está de nuevo entre nosotros...
¡El ha vuelto!

fanny dijo...

Conmovedor ese despertador en esa habitación.
¿Lo llevó Vd. o lo puso la organización?

(Cómo vive el gran día?)

Pablo dijo...

Dice el viajero: "Tengo un pequeño reproductor Mp3 que conecto a unos altavoces, tengo un teclado (el mismo que llevé a Cuevas de Viñayo, para los que lo vieron) e incluso un libro de ejercicios de inglés."

Justito lo que llevo yo en mi maleta.

Ana dijo...

Hepta dijo: "...el teléfono es lo que te une a la familia los días laborables, sobre todo a mi mujer, claro."

Y yo que creía que lo que te unía a la familia, sobre todo a tu mujer, ¡era el cariño! Menos mal que solo son los días laborables...

fanny dijo...

¿Hoy no se ha podido escaquear ni un poquito?

Si te gusta...

/* esto es lo de Google Analitycs */