Citas.

"La vocacion del politico de carrera es hacer de cada solucion un problema. "
Woody Allen

"La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnostico falso y aplicar después los remedios equivocados."
Groucho Marx

"la política es demasiado importante como para dejarla en manos de los políticos profesionales"
Varios autores

miércoles, febrero 28, 2007

Interrail (4). Interludio.


La narración exhaustiva, día por día, de un viaje de hace 25 años contribuirá sin duda a bajar las ya escasas visitas que recibe este blog. De hecho, la última entrada sigue huérfana de comentarios. Pero es un ejercicio de memoria y una deuda histórica que tengo conmigo mismo, por lo que seguiré colgando poco a poco entradas sobre este viaje iniciático. Digo lo de deuda histórica porque intenté llevar un diario en este viaje: se quedó en media página y unos dibujos, extraviado todo ello quién sabe en qué lugar...

No me he parado a comentar nuestro equipaje, que es un aspecto que cobra bastante relevancia en algunos momentos del viaje. Todos llevábamos mochila, por supuesto. El concepto de maleta o bolsa de viaje no había calado todavía en nuestras vidas. Además llevábamos, creo que todos, un bolso colgado al cuello donde llevábamos la documentación esenciál: Pasaporte, interrail, billetes, cheques de viaje. Era 1982, recordemos, y las tarjetas no tenían excesiva implantación en aquellos tiempos. Mi primera tarjeta creo que la tuve en 1985 o 1986. Por eso llevábamos cheques de viaje que cambiábamos por la divisa que correpondiese, liras, chelines, marcos, francos... Por último todos menos uno llevábamos una bolsa para colgar al hombro, ya que la idea era dejar la mochila en consigna o en albergue durante todo el día y utilizar la bolsa para llevar lo más necesario.
Partimos de España con alguna comida fácil de transportar, porque éramos conscientes que nuestro presupuesto era muy exiguo. Eso incluía latas y algún fiambre como el celebrado jamón de Don't y Romerales. Los primeros días fueron francamente espartanos en el tema comida. Antes de atrevernos a comer algo mirábamos los precios de 5 sitios. Básicamente comíamos de lo que comprábamos en los super. Y eso de sentarse en una terraza para tomar algo no lo hicimos ¡hasta el décimo día de viaje...! Pero claro, con un presupuesto de 1000 pts por día para todo (incluido alojamiento) había apretarse el cinturón, sobre todo al constatar que la peseta podría llevar la leyenda de los trenes antíguos (cuando se podían abrir las ventanas) "Es peligroso asomarse al exterior".

5 comentarios:

Pablo dijo...

Hepta, te leemos, ya te lo he dicho otras veces.

Consuélate, el jueves pasado en el CiberPaís (penúltima página) el blog seleccionado era uno que tenía menos entradas que el tuyo, y eso que lo miré después de salir publicado.

Ángel dijo...

Subimos a la torre de Pisa y allí nos encontramos una colección de danesas tan fascinante, en un espacio tan reducido, que puedo garantizar que jamás he vuelto a estar en ningún sitio con tanta belleza femenina media. No digo per capita porque a nosotros, lógicamente, no nos correspondía nada de nada.
Sigue, que está muy bien.

Pablo dijo...

Me gustaría que nos hablases del contenido de la mochila de cada viajero. ¡Cuánto hubieses dado tú por un MP3 en esa época!

don´t dijo...

Creo que en la frente de los viajeros iba el lema de los trenes y de la peseta.
De lo que hay que hablar es de las latas de sardinas: en mi caso, lo único que pervive de aquel viaje, es el desagrado hacia las conservas de sardinas. ¡Viva el atún!.

heptafon dijo...

En posteriores episodios narraré a qué sabe unas sardinas en lata con pan de molde y sin poder beber agua durante 17 horas.

Si te gusta...

/* esto es lo de Google Analitycs */