Citas.

"La vocacion del politico de carrera es hacer de cada solucion un problema. "
Woody Allen

"La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnostico falso y aplicar después los remedios equivocados."
Groucho Marx

"la política es demasiado importante como para dejarla en manos de los políticos profesionales"
Varios autores

miércoles, febrero 21, 2007

Interrail(3) Alessandria


Desde Génova, estábamos a punto de llegar a nuestro primer destino y el único punto del viaje donde teníamos prevista una pernocta. Eso es planificación. Este lugar era Alessandria, una ciudad de unos 70000 habitantes entre Génova y Turín donde vivía un amigo de Angel, Mario. Tengo recuerdos muy escasos de esta ciudad: el día no era demasiado caluroso, con algunas nubes, visitamos una iglesia donde el párroco, amigo de la familia, se tomó una grappa (o era vodka) en la sacristía, alguna imagen de la casa de Mario, donde comimos y posiblemente cenamos. Recuerdo una guitarra eléctrica junto a un amplificador... en resumen poco más que imágenes vaporosas. Para compensarlas, incluyo esta foto del ayuntamiento de Alessandría, por supuesto no es mía.

La casa de los padres de Mario fue el escenario de nuestra primera noche fuera de un tren. Era, por lo poco que puedo recordar, un chalet unifamiliar, donde dormimos en colchonetas y desde donde nos despedimos rumbo a Florencia, armados de una fotocopia con las direcciones de los albergues por toda guía.

Creo que es más productivo que vaya publicando capítulos más pequeños y más a menudo. Es decir, que con esto vale por hoy.

PD. Todavía queda bastante para llegar al episodio de la mortadela.

4 comentarios:

Pablo dijo...

"Este lugar era Alessandria... Recuerdo una guitarra eléctrica junto a un amplificador".

Otro turismo es posible.

don´t dijo...

Yo sólo recuerdo la guitarra. Y el temor a que Geijo desgranase algunas sutilezas en aquella plácida vida familiar italiana.

Ángel dijo...

En casa de Mario vi por primera vez una ducha con monomando.

Anónimo dijo...

Jesús, estoy verdaderamente sorprendido de que recuerdes tan poco de este episodio del viaje, el único en el que tuvimos ocasión de ver algo de la vida y la intimidad de las personas que habitaban en las ciudades que recorrimos, y por consiguiente, ciertamente singular.

Para empezar, recuerdo que el padre de Mario fue a recibirnos a la estación de ferrocarril. Nos vio descender del tren uno a uno y, cuando lo hice yo, exclamó "torero" y me puso su brazo sobre el hombro con una gran sonrisa. Evidentemente aprobaba mi aspecto (y eso, cielos!, que habiamos recorrido ya unos cuantos kilómetros y había perdido algo de mi frescura). Recuerdo que esto me produjo una cierta satisfacción después de haber tenido que soportar los comentarios desaprobatorios de mis compañeros de viaje.

Recuerdo que todos estabamos impresionados por la amplitud y lujo de su hacienda. Esto es algo que todavía es patente en los comentarios (y omisiones)de hoy, 25 años despues. Angel, por ejemplo, utiliza la figura del "monomando", descubrimiento que quizá deba agradecerme a mí, si acaso aproveché la favorable impresión causada para solicitar sin demora una buena ducha al Sr. padre de Mario. Antonio estaba preocupado porque yo metiera la pata y , quizá por contagio, también por si la metía él un poquito. Cosa que finalmente hizo cuando se enredo con Mario en una discusion absurda politico-filosofica en Italiano-Spagnolo-Spanglish en la sobremesa. Y Jesús, que de todos es sabido su afición a la guitarra, omite las dos o tres canciones con que Mario nos obsequió despues de la cena. Creo recordar que le hicimos pasar un trago verdaderamente malo cuando dijimos que Jesús también tocaba algo la guitarra.

En fin, aquello era la burguesía piamontesa y nosotros cinco jóvenes en un "viaje iniciático"

Si te gusta...

/* esto es lo de Google Analitycs */