Citas.

"La vocacion del politico de carrera es hacer de cada solucion un problema. "
Woody Allen

"La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnostico falso y aplicar después los remedios equivocados."
Groucho Marx

"la política es demasiado importante como para dejarla en manos de los políticos profesionales"
Varios autores

viernes, abril 06, 2007

Interrail (7) Firenze II.

Hoy es viernes, se acabaron los post de convocatorias. De momento.

Parafraseando a Fray Luis de León: "decíamos ayer..." que nos habíamos ido a dormir nuestra primera noche en Florencia /Firenze. Al día siguiente, durante el desayuno, seguimos tomando contacto con la realidad mochilera: un mundillo variopinto de indivíduos, jóvenes en general (algunos albergues tienen limitación de edad) de diversas procedencias. En general, como pudimos comprobar a lo largo del viaje, se cumplía un cierto intercambio norte - sur, visitantes predominantemente nórdicos (de Francia para arriba) en Italia y mayoría de meridionales (incluyendo israelíes) en Suecia.

Entre los diferentes viajeros que conocimos estaba un mejicano que estaba en su sexto mes de viaje por Europa, acababa de pasar un mes en Suiza en bicicleta. También un japones que llevaba su país a extremos tópicos. En su pequeña mochila incluía todo tipo de gadgets electrónicos de pequeño tamaño. Japonés: electrónica y miniatura...

Mención aparte para un sector de los visitantes nórdicos: las danesas, era muy fácil reconocerlas, las más guapas de las nórdicas y casi todas (ellos también pero no nos fijábamos) con la bandera bordada en la mochila, por eso sabíamos que eran danesas.

Desde el albergue había que ir en autobús al centro. Nos extrañaba no encontrar población femenina en el mismo y si muchos compañeros mochileros. Mas tarde encontraríamos la explicación a este enigma.

De Florencia, que puedo decir. No sufrimos el síndrome de Stendhal, pero recuerdo la impresión que me causó la Piaza de la Signoria, la galería de los Uffizi. El Ponte Vecchio con sus tiendas, el Duomo, con su cúpula. Y un canuto gigantesco que se estaban fumando unos individuos al lado del río Arno, que tal parecía la antorcha olímpica, eso también impacta (sobre todo a ellos, supongo).
Fue precisamente en la Piaza de la Signora donde encontramos la solución al enigma de la abducción de las nórdicas. En torno a cualquier grupo de viandantes femeninas con aspecto foráneo se concentraban un enjambre de italianos vestidos para la ocasión (mucho mejor que nosotros of course) de ellos provistos de su motorino (ciclomotor). No dejaban ninguna libre. Su omnipresencia en los puntos de mayor densidad turística era llamativa, poniendo imposible la competencia a otros menos lanzados (como nosotros, por ejemplo). Debo decir que su método de acoso y derribo era efectivo, al menos en lo que respecta a acompañar a las mozas en cuestión. Ellas ganaban un método de transporte y ellos, cuanto menos, podían exhibir su "trofeo". Sin embargo, no había ninguna italiana a la vista en nuestro "target" de edades (entre 15 y 25). Eso si que era un misterio y no el triángulo de las Bermudas.

PD. Quizá acabe la serie dentro de un año... a este ritmo.

3 comentarios:

ana dijo...

Una gastroenteritis nos ha borrado del cocido. Otra vez será..

don´t dijo...

No hay prisa, amado líder. Yo me lo tomo como una ensayo clínico que medirá la capacidad de evocación de mis castigadas neuronas.

heptafon dijo...

Y de las mías, don't, y de las mías.

Si te gusta...

/* esto es lo de Google Analitycs */