Citas.

"La vocacion del politico de carrera es hacer de cada solucion un problema. "
Woody Allen

"La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnostico falso y aplicar después los remedios equivocados."
Groucho Marx

"la política es demasiado importante como para dejarla en manos de los políticos profesionales"
Varios autores

viernes, abril 18, 2008

La selva (y 2)


Naturaleza.

Un lugar para centrarse. No se puede caminar mientras se piensa en otras cosas. No es recomendable. Hay que estar atento. Aunque no veas a los animales, están allí, entre la vegetación y un encuentro fortuito (con una serpiente, por ejemplo) puede tener consecuencias muy desagradables.

Es parte de lo que significa estar en la selva. Por supuesto, las visitas matutinas siguiendo un sendero y con un guía son diferentes. Pero al repetir uno de estos recorridos por mi cuenta, cuando ya caía la noche, notaba una diferencia significativa. Parece que el bosque cobra vida, se oyen ruidos por todas partes, y da la impresión de que cientos de criaturas acechan en el borde del camino. Esa sensación viene corroborada (o causada según se mire) cuando se hace una visita nocturna guiada y se comprueba la cantidad de bichos que rondan a un metro escaso nuestro sin que los detectemos. Por ejemplo esta simpática araña de unos 10 cm de largo (15 cm contando las patas).


La selva bulle de vida. Pero no es una vida conspicua, salvo la vida vegetal. Durante el día, además, todo parece adormecerse y en muchos lugares sólo las hormigas y las aves realizan movimientos visibles. Es al amanecer y al anochecer cuando se detecta más actividad. Se oyen los monos, se ven más pájaros. Los animales nocturnos coinciden por un tiempo con los diurnos. Pero no es National Geographic, estando aquí se comprende porqué se tiran meses para sacar un reportaje de 50 minutos. Aún asi conseguí capturar estos dos cormoranes, uno de ellos el primero acaba de pescar un pez, y el segundo parece que tiene ideas diferentes sobre la propiedad de la captura. Un poco movida la foto, eso si.



Tan solo estuvimos 2 días en lago Sandoval. Al regreso recorrimos el camino de vuelta a la inversa bajo un cielo amenazante de lluvia. Si cae una ducha tropical (como había pasado a las 6 am) y te pilla en el centro del lago, tienes la seguridad absoluta de quedar totalmente empapado. Cayeron algunas gotas, que se convirtieron en una lluvia moderada cuando desandábamos el camino de entrada a la reserva. A pesar del chubasquero, acabé igualmente empapado, en este caso por el sudor, la temperatura era moderada (unos 25º) pero la humedad superaba el 90%.

En Puerto Maldonado pudimos tranquilizar a quienes se habían preocupado por nuestro apagón telefónico durante el terremoto. Es allí cuando nos dimos cuenta de la gravedad de la situación, y más aún cuando llegamos a Lima donde íbamos a pasar escasas 5 horas antes de volar de vuelta a casa. El resto del grupo que tenía previsto ir a las llanuras de Nazca, a escasos km del epicentro del terremoto. Notaron perfectamente el temblor en Lima y fueron testigos del conato de histeria que se apoderó de los limeños. Se canceló su visita, por problemas en la carretera y en el hotel, pasaron dos días en Lima, algo que, fíjate tu, no les envidio.

Y así termino de contar mi viaje a Perú. Porque os ahorraré las 12 horas en un avión, que, a diferencia del de ida, no tenía ningún entretenimiento. Las pantallas no eran individuales y en el canal audio podías elegir entre la versión original y doblada de la única película que proyectaban.

No se si (interrail aparte) escribiré otro viaje tan detenidamente. He tardado casi 8 meses... Bueno, ahora que tengo un portátil de verdad, alomojó tengo un poquito más de constancia.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

se te olvidó comentar los bichitos que nos hacian compañía por la noche en las habitación, que lindos...y siempre a la espera de que se metieran en tu cama

heptafon dijo...

Cierto, pero bueno, lagartos, insectos, miriápodos, arácnidos varios... estábamos en la selva.

pablo dijo...

A mí me gustan mucho estos relatos. Deberías ofrecer tus servicios a los de Lonely Planet.

pablo dijo...

Me ha costado varios intentos publicar el comentario anterior. Algo ha cambiado en Blogger: cuando elijo una identidad del tipo Nombre/URL aparece el campo URL con la marca "(opcional)", pero no debe ser tan opcional porque no sirve dejarla en blanco. He tenido que escribir un espacio para que me permitiera publicar.

Paul dijo...

I wish yoy a very likeable day.

don´t dijo...

Es meritorio que un honrado funcionario se moleste en hollar tan agretes y lejanas tierras antes de escribir su crónica. Si bien, por razones variadas, se pierde la inmediatez de la noticia, los lectores ganamos la pausada reflexión (de veintiseis años en el caso de Interrail) del autor.
Todo ello permite al atento lector formarse una meditada opinión sobre el asunto. Y, presto, adjunto la mía sobre el último artículo: no siento la llamada de la selva.

heptafon dijo...

Pos a mi me moló mazo la selva. Claro que no todos dan por bueno un paseo de 3 horas en barca para no ver más que unos cormoranes y algún que otro loro.

Y mucho me temo que el tiempo pasado no supone mayor reflexión, sino un mayor esfuerzo para narrar los hechos, sobre todo si, como en el caso de Interrail, estos no se acompañan de soporte auxiliar llámese diario, fotografía o video.

Si te gusta...

/* esto es lo de Google Analitycs */